El ver pasar a los coches antiguos de la década de los 50 suena muy pintoresco... hasta que te subes a uno y te das cuenta de que no tienen cinturón de seguridad, ni aire acondicionado, que las ventanas están rotas, que el motor eructa humo y las puertas se abren de repente cuando el vehículo está en marcha.

No todos los coches viejos provienen de Estados Unidos. Un conductor de veintitantos años me dijo que heredó su coche, un Moskvitch ruso en 1981 de parte su abuelo, que lo recibió como reconocimiento por ser un buen empleado.

Los taxis oficiales, de propiedad del gobierno cubano, parecían estar en mejores condiciones que los automóviles privados, pero a los turistas les cobran de más rutinariamente. Supuestamente existen medidores en los taxis pero nunca ví uno.

Solicita tu cotización






Al enviar este formularo autorizas a Viajes Bojorquez Ajusco para el tratamiento de tus datos.



Facebook

Twitter

YouTube

6731 1333